A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo
Noticias
divider line
health day

Los pacientes de cáncer de EE. UU. se enfrentan a escaseces de fármacos

LUNES, 3 de junio (HealthDay News) -- Cuatro de cada cinco médicos de EE. UU. se hallaron ante escaseces de medicamentos esenciales entre marzo y septiembre de 2012, lo que afectó la calidad de la atención que proveían y aumentó los costos del tratamiento, muestra una investigación reciente.

La encuesta de 250 oncólogos de EE. UU. revela una comunidad médica que se enfrenta a unas escaseces continuas de medicamentos necesarios, señaló la autora líder del estudio, la Dra. Keerthi Gogineni, oncóloga médica del Centro Oncológico Abramson y de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

"Estas escaseces de fármacos son persistentes y generalizadas", señaló Gogineni. "Afectan el tratamiento de cánceres curables, obligando a los médicos a improvisar".

Alrededor del 94 por ciento de los médicos encuestados dijeron que las escaseces tenían un impacto sobre el tratamiento de los pacientes, y el 83 por ciento no pudieron proveer la quimioterapia estándar. Alrededor del 13 por ciento reportaron que las escaseces interferían con los ensayos clínicos.

Los hallazgos se presentarán el lunes en Chicago en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO).

La medicina estadounidense ha sufrido escaseces significativas de fármacos desde 2006. En octubre de 2011, el Presidente Barack Obama ordenó a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. que tomara medidas correctoras después de que las escaseces de medicamentos recetados alcanzaran un máximo histórico en Estados Unidos, con unas existencias limitadas de unos 200 fármacos.

Actualmente, la FDA requiere que los fabricantes de medicamentos reporten las escaseces inminentes y la agencia ha acelerado su revisión de los nuevos centros de fabricación y suplidores.

A pesar de esto, los oncólogos y los hematólogos siguen teniendo problemas para acceder a los medicamentos necesarios para tratar a los pacientes de cáncer. Sigue habiendo escaseces debido a problemas de calidad, retrasos en la fabricación, problemas de capacidad y una falta de materia prima.

Con mayor frecuencia, los participantes en la encuesta reportaron escaseces de los siguientes fármacos: leucovorina, doxorrubicina liposomal, 5-fluorouracilo, bleomicina y citarabina. Esos medicamentos se usan comúnmente en el tratamiento de varias formas de cáncer, entre ellos los cánceres gastrointestinal, de sangre, de mama, de ovario y de testículos.

La citarabina, que se ha utilizado durante cuatro décadas, es particularmente crítica para el tratamiento de la leucemia. "Ese fármaco es la piedra angular del tratamiento para una forma común de leucemia aguda", aseguró el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). "No contar con un fármaco cuando es necesario es claramente problemático".

La encuesta halló que los oncólogos se han adaptado a esas escaseces de distintas maneras.

  • El 78 por ciento cambiaron los regímenes de tratamiento.
  • El 77 por ciento sustituyeron con fármacos alternativos cuando ya la terapia había comenzado.
  • El 43 por ciento retrasaron el tratamiento.
  • El 37 por ciento tuvieron que elegir qué pacientes tomarían los medicamentos disponibles.
  • El 29 por ciento omitieron dosis de un régimen de quimioterapia.
  • El 20 por ciento redujeron las dosis requeridas.

"Está claro que esto afecta los tratamientos que los pacientes reciben", señaló Lichtenfeld. "Llegar a comprender los regímenes farmacológicos efectivos conlleva mucho tiempo. Cuando uno no puede utilizar un medicamento probado y efectivo y tiene que adoptar un plan alternativo, ciertamente se preocupa sobre el efecto que ese cambio tendrá sobre la salud del paciente".

Estas escaseces también han aumentado el costo de la atención, añadió Gogineni. Los médicos que no pueden utilizar los medicamentos genéricos bien conocidos contra el cáncer han tenido que sustituirlos con fármacos de marca, que son más costosos, para los pacientes que los necesitan. Los oncólogos encuestados dijeron que sustituían con medicamentos más costosos de marca el 60 por ciento de las veces cuando se veían enfrentados a escaseces de los fármacos genéricos 5-fluorouracilo, leucovorina y paclitaxel.

Por ejemplo, el costo de una ronda de tratamiento para el cáncer de colon con 5-fluorouracilo es de alrededor de 28 dólares, apuntó Gogineni. Casi una cuarta parte de los médicos encuestados dijeron que habían tenido que recurrir a una alternativa de marca, la capecitabina, que cuesta alrededor de 3,900 dólares por una ronda de tratamiento.

"Las escaseces que observamos en los fármacos para el cáncer son en los agentes genéricos menos costosos", comentó. "Es raro que un agente de marca sufra una escasez".

Más de dos tercios de los proveedores de atención encuestados dijeron que no tenían unas directrices institucionales ni un comité para ayudarles a tomar las decisiones difíciles respecto a la modificación del tratamiento.

Gogineni dijo que le gustaría ver que organizaciones como la ASCO comenzaran a emitir directrices sobre las "mejores prácticas" para ayudar a los médicos a gestionar las escaseces conocidas o anticipadas de medicamentos de la mejor forma.

"Cuando sabemos que habrá una escasez de un medicamento, emitir unas directrices sobre cuál es la próxima mejor práctica sería relativamente simple", aseguró.

Un estudio distinto llevado a cabo por la sociedad y que también fue presentado en la reunión anual se hace eco de los hallazgos de Gogineni. La encuesta de la ASCO halló que casi el 60 por ciento de los médicos encuestados estaban al tanto de escaseces actuales de medicamentos en la comunidad. Más del 40 por ciento afirmaron que las escaseces no se habían resuelto.

Lichtenfeld dijo que espera que los hallazgos renueven la atención pública sobre este problema en curso.

"Hace algo de tiempo mostramos un interés sustancial en este tema, a partir de 2011, pero hoy en día no se escucha tanto al respecto como entonces", lamentó. "El problema sigue siendo muy real, y este estudio podría volver a centrar nuestra atención sobre algo que sigue siendo un problema muy grave para los pacientes de cáncer y los que les proveen atención".

Los datos y conclusiones presentados en reuniones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

La Sociedad Estadounidense del Cáncer ofrece una guía para los medicamentos contra el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Return to top