A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Womens Health logo
Noticias
divider line
health day

¿Pueden algunas mujeres evitar la cirugía de pecho de forma segura?

MARTES, 30 de julio (HealthDay News) -- Las mujeres con ciertas anomalías en el tejido del pecho que aumentan el riesgo de cáncer pueden usar la estrategia de esperar y ver qué pasa, y no someterse apresuradamente una operación quirúrgica, según sugiere un nuevo estudio.

La investigación previa sobre dos afecciones del pecho, la hiperplasia lobular atípica (HLA) y el carcinoma lobular in situ (CLIS), ha arrojado unos resultados conflictivos con respecto a la necesidad de cirugía, afirmó la Dra. Kristen Atkins, profesora asociada de patología en la Universidad de Virginia, en Charlottesville.

Las dos afecciones indican que hay una proliferación no invasiva de células en el pecho. Atkins y otros están de acuerdo en que cada una aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama.

Pero ahora parece que cuando hay un acuerdo entre el informe de la patología del paciente y el informe de radiología, es poco probable que las lesiones acaben en cáncer, según el estudio, que fue publicado en línea el 30 de julio en la revista Radiology.

Se debería seguir de cerca a las mujeres con alguna de esas dos afecciones, afirmaron los investigadores. Una observación más cercana podría conllevar repetir pruebas de imágenes cada seis meses o mamografías anuales junto con unas IRM o ultrasonidos como complemento.

El riesgo de contraer cáncer "no es en esa zona [donde se producen las lesiones]; es en ambos pechos a lo largo de la vida", indicó Atkins.

Algunos estudios han intentado cuantificar el aumento en el riesgo de cáncer asociado con el momento en que se producen estas lesiones. Atkins comentó que el riesgo es pequeño y se traduce en una probabilidad de aproximadamente un 1 por ciento al año de contraer un carcinoma ductal in situ no invasivo o cáncer invasivo para las mujeres con carcinoma lobular in situ, también conocido como neoplasia intraepitelial lobular.

Una experta se alegró de los hallazgos.

"Sabemos que estamos realizando demasiados tratamientos a algunas mujeres [con estas lesiones]", afirmó la Dra. Courtney Vito, profesora clínica asistente de oncología quirúrgica y cirujana de mama en el Centro Oncológico Integral City of Hope en Duarte, California. Vito no participó en el estudio.

Según Vito, una mujer que decida evitar la cirugía debería consultar con un cirujano de mama, quien podrá estratificar su riesgo y elaborar un plan de seguimiento que tenga en cuenta los antecedentes familiares y otros factores de riesgo.

Atkins afirmó que estas lesiones normalmente se descubren cuando se realiza una biopsia porque un radiólogo ha detectado algo preocupante en una mamografía. "No estamos seguros de la frecuencia con que ocurre esto debido a que suelen ser hallazgos fortuitos", explicó Atkins. "Una biopsia se hace normalmente por las calcificaciones o por un bulto, y entonces nos encontramos con un HLA y un CLIS".

El estudio de 49 mujeres (50 casos), de 40 a 73 años de edad, observó los datos desde 2000 hasta 2010 y se centró en si los informes de patología y de radiología estaban de acuerdo y en si apareció un cáncer durante el periodo de seguimiento. Se consideró que los informes estaban de acuerdo si un radiólogo y un patólogo convenían en el grado de calcificación y en la localización, por ejemplo.

Todas las mujeres del estudio tenían hiperplasia lobular atípica o carcinoma lobular in situ. Tanto el patólogo como el radiólogo consideraron que 43 de los casos eran benignos.

En los casos en los que hubo acuerdo, en 38 se realizó una extirpación quirúrgica y se vigiló a 5 de cerca durante el seguimiento. Ninguno de los 43 casos progresó hasta convertirse en un cáncer.

En 7 casos, no obstante, los informes de patología y la radiología no estuvieron de acuerdo. A cinco de estas mujeres se les realizó una operación quirúrgica y a dos de ellas se les encontró un cáncer no invasivo (carcinoma ductal in situ) al operarlas. Se realizó un seguimiento a otras dos y no contrajeron cáncer.

Los investigadores concluyeron que si los informes están de acuerdo, se puede monitorizar de cerca a las mujeres a fin de evitar la cirugía, que tiene el potencial de producir alguna desfiguración u otro daño.

Vito comentó que la investigación se llevó a cabo en centros respetados y con investigadores expertos. La precisión de los informes de patología y radiología depende en gran medida del grado de experiencia de los médicos, añadió.

Más información

Para más información sobre los factores de riesgo del cáncer de mama, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Return to top