A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Un estudio cuestiona el vínculo entre el uso de marihuana y un menor coeficiente intelectual

LUNES, 14 de enero (HealthDay News) -- Un análisis reciente desafía una investigación anterior que sugería que los adolescentes ponen su potencial cerebral a largo plazo en peligro cuando fuman mucha marihuana.

En lugar de ello, el análisis indicó que los hallazgos anteriores podrían haber sido sesgados por otro factor: el efecto de la pobreza sobre el coeficiente intelectual (CI).

Ole Rogeberg, autor del nuevo análisis, advirtió que quizás su teoría no sea demasiado firme. "O quizás explique muchas cosas", señaló Rogeberg, economista investigador del Centro de Investigación Económica Ragnar Frisch en Oslo, Noruega.

Los autores del estudio inicial respondieron a una solicitud de un comentario en una declaración conjunta afirmando que siguen respaldando sus hallazgos. "Aunque las ideas del Dr. Rogeberg son interesantes, nuestros datos no las respaldan", escribieron los investigadores Terrie Moffitt, Avshalom Caspi y Madeline Meier. Moffitt y Caspi son profesores de psicología de la Universidad de Duke, mientras que Meier es asociada postdoctoral en la misma institución.

Su estudio, publicado en agosto en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, atrajo atención mediática porque sugería que fumar marihuana tiene más efectos a corto plazo de lo que la gente piensa.

Según un análisis de pruebas mentales administradas a más de mil neozelandeses cuando tenían 13 y 38 años de edad, los investigadores de la Duke hallaron que los que usaban marihuana de forma empedernida en la adolescencia perdieron en promedio ocho puntos de CI en ese periodo. No parecía importar si los adolescentes luego reducían el uso de marihuana, o la dejaban de usar del todo.

A corto plazo, las personas que usan marihuana tienen problemas de memoria y para concentrarse, ha mostrado la investigación. Entonces, ¿por qué no tendrían los usuarios problemas durante años?

"La pregunta me recuerda de algo que los adultos dicen cuando los niños hacen muecas: 'Ten cuidado, o la cara se te quedará así para siempre'", comentó Rogeberg. "Ciertamente es posible que a largo plazo el uso empedernido de cannabis tenga efectos permanentes o persistentes sobre el cerebro. Pero averiguar en qué consisten esos cambios y qué significan no es fácil. No podemos simplemente observar los efectos a corto plazo y dar por sentado de que con el tiempo se fijan y se hacen permanentes de forma gradual".

En su informe, Rogeberg usó un modelado de simulación computarizada para plantear que el estudio inicial probablemente tuviera defectos debido a los efectos de la pobreza sobre el CI.

"La investigación reciente indica que el CI y la potencial cerebral son parecidos a la fuerza muscular. Si se utilizan de forma regular, se hacen más fuertes. El CI se ve potenciado o sostenido mediante la educación, el estudio aplicado, al pasar tiempo con personas inteligentes e interesantes, y al hacer trabajos difíciles", aseguró. "Desafortunadamente, algunos niños sufren de un mal ambiente en casa, poco autocontrol y problemas de conducta. Es probable que esos niños se alejen gradualmente de los tipos de actividades y ambientes donde podrían ejercitar su CI".

Rogeberg, cuyo informe aparece en la edición en línea de esta semana de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, sugiere que el estudio inicial no tomó este factor en cuenta adecuadamente. "Aunque quizás sea demasiado fuerte decir que los resultados se han desacreditado, la metodología es defectuosa y la inferencia causal de los resultados es prematura", escribió.

En su respuesta, los investigadores de la Duke dijeron que apenas el 23 por ciento de las personas que estudiaron provenían de familias pobres, haciendo que fuera poco probable que esos participantes sesgaran los resultados generales. Y añadieron que sus resultados fueron los mismos cuando solo se enfocaron en las personas de familias de clase media.

El equipo de la Duke también anotó que otro grupo muestra resultados similares ante la exposición a la marihuana: las ratas. Y señalaron que las ratas no van a la escuela, ni se dividen en clase alta, media y baja.

Más información

Para más información sobre la marihuana, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top