A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Quizás no sea un resfriado, sino una alergia otoñal

MARTES, 25 de septiembre (HealthDay News) -- Muchos padres se quejan de que desde que comienza la escuela, es inevitable que sus hijos contraigan resfriados. Pero aunque los niños sí intercambian bastantes gérmenes en un día de escuela, no todos los escurrimientos nasales se deben a un resfriado... con frecuencia, esos estornudos son resultado de alergias.

"Cuando la escuela comienza, la mayoría de padres creen que el escurrimiento nasal tiene que ser un resfriado, pero muchas veces en realidad es fiebre del heno provocada por la ambrosía", comentó el Dr. Joseph Leija, alergólogo del Hospital Conmemorativo Gottlieb del Sistema de Salud de la Universidad de Loyola, en Chicago. Leija también realiza los conteos oficiales de polen para el oeste medio.

Y este año, apuntó que en el oeste medio otro alérgeno, el moho, es un problema incluso más importante de lo usual. De hecho, los conteos de moho han sido tan altos que se han emitido alertas sobre la calidad del aire. Normalmente, los conteos de moho superiores a 50,000 provocan advertencias sobre la calidad del aire, según Leija. El 6 de septiembre, el conteo fue de 60,000.

Muchas áreas del país han tenido una sequía extrema este año, pero eso no protege a los residentes de las alergias al moho, anotó Leija. Puede llover mucho en un área, y aunque las regiones circundantes sean muy secas, las esporas del moho pueden desplazarse en el viento.

Otro problema es que los que sufren de alergia que viven en o cerca de áreas donde se cosecha maíz podrían experimentar más alergias en este momento, porque el maíz es parte de la familia de las gramíneas (hierbas), y las alergias a las hierbas son comunes, según Leija.

Pero en la mayoría de áreas del país la ambrosía es el alérgeno otoñal más común. Y la ambrosía con frecuencia provoca sufrimientos hasta que ocurre la primera helada, según la Dra. Blanka Kaplan, alergóloga e inmunóloga del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York.

¿Por qué es la ambrosía tan problemática? Pues porque apenas una planta puede producir hasta mil millones de granos de polen. Y esos granos son muy ligeros, y se desplazan fácilmente. Y dependiendo de dónde se viva, los síntomas pueden comenzar a principios de agosto y durar hasta finales de octubre, según la Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma and Immunology, AAAAI). Unas temperaturas más cálidas y unos niveles crecientes de dióxido de carbono en la atmósfera podrían ampliar la temporada de crecimiento de la ambrosía, informa la AAAAI.

Los síntomas de las alergias otoñales son similares a los observados en la primavera, y pueden incluir estornudos, escurrimiento nasal, ojos que pican o lagrimean, dolor de cabeza, dolor y presión en los senos nasales, y un aumento en los síntomas de asma, señaló Leija. La AAAAI anotó que las alergias a la ambrosía a veces provocan urticaria en la piel.

Leija dijo que, idealmente, las personas alérgicas deben comenzar a tomar antialérgicos antes de que comiencen los síntomas. "Si espera que los síntomas se desarrollen, los fármacos pueden tardar días para comenzar a funcionar", señaló.

Kaplan dijo que los antihistamínicos de venta libre, como Allegra, Claritin y Zyrtec, usualmente son buenos para el control de los síntomas de alergia. Algunas personas también se benefician de la adición de un aerosol nasal de esteroides, que ayuda a reducir la inflamación del tejido nasal, apuntó.

"Si prueba medicamentos de venta libre y no funcionan, hable con el médico, hay varias opciones disponibles", dijo Kaplan, y anotó que el médico de cabecera puede referir a un alergólogo para averiguar exactamente a qué es alérgica una persona.

Si los medicamentos no proveen alivio, ambos expertos apuntaron que las vacunas antialérgicas (inmunoterapia) podrían ser una opción. Sin embargo, la inmunoterapia estándar tarda varios meses antes de ser efectiva. Leija dijo que un tipo más reciente de inmunoterapia, llamada terapia acelerada, conlleva recibir de cinco a diez inyecciones en un solo día. Con este tipo de terapia, se puede obtener una inmunidad completa en dos semanas, según Leija. Pero añadió que no todas las compañías de seguro cubren esta terapia.

Tanto Leija como Kaplan recomiendan mantener las ventanas cerradas, y filtrar el aire bajo techo con un acondicionador de aire. (Asegúrese de mantener limpios los filtros del aire acondicionado). Kaplan dijo que es buena idea permanecer bajo techo, si es posible, cuando los conteos de polen son altos. Leija sugirió ducharse al llegar a casa, o antes de irse a la cama, para sacar el polen del pelo y la piel.

Y ambos expertos recomendaron tomar los fármacos para las alergias y el asma en un horario regular.

Si el moho es un problema, Leija aconsejó revisar si hay agua estancada en el patio, porque fomenta el desarrollo del moho. Lo mismo sucede con las hojas en descomposición en el patio o las canaletas. Si es posible, contrate a alguien para que quite las hojas. Si tiene que hacerlo usted mismo, use una mascarilla. Si tiene moho dentro de casa, comentó que una solución de lejía y agua puede matar las esporas de moho.

Más información

Para saber más, visite la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top