A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

La reforma de salud 2.0: Los estados se muestran reacios a las nuevas bolsas de seguro

Primera parte de una serie de dos

MIÉRCOLES, 19 de septiembre (HealthDay News) -- Bajo la Ley de Atención Asequible, la controversial reforma de la atención de salud de la administración Obama, se supone que los estados ayuden a los estadounidenses que carecen de seguro a adquirir cobertura de salud al crear las llamadas "bolsas de seguro".

Pero muchos estados están retrasando la creación de la infraestructura necesaria, y algunos se han negado a hacerlo del todo.

Esta falta de acción plantea un desafío significativo para lograr que la ley comience a funcionar.

La continua oposición republicana a la ley de 2010, la batalla en la Corte Suprema de EE. UU. para determinar su constitucionalidad, y la continua incertidumbre sobre el futuro de la reforma en salud tras la próxima elección presidencial han retrasado el progreso del desarrollo de las bolsas, señalan los expertos en políticas.

"La Ley de Atención Asequible (ACA, por su sigla en inglés) no se pueden implementar sin una bolsa de seguros en cada estado. O se hace o no se hace. Es así de sencillo", señaló Robert Laszewski, presidente de Health Policy and Strategy Associates Inc., una firma de consultoría con sede en Alexandria, Virginia.

Hasta ahora, apenas 15 estados y el Distrito de Columbia han establecido bolsas, y otros tres (Arkansas, Delaware e Illinois) han indicado que se asociarán con el gobierno federal para lograrlo, según la Henry J. Kaiser Family Foundation.

La creación de las bolsas de seguros, que están diseñadas para lograr que para los consumidores comprar seguros sea más fácil, es apenas uno de los dos grandes obstáculos a los que se enfrenta la ley de reforma de salud. El dictamen de la Corte Suprema en junio que ratificó la constitucionalidad de la Ley de Atención Asequible también permite a los estados elegir no implementar la cláusula de expansión de Medicaid de la ley, un elemento clave en el esfuerzo por asegurar a un estimado de 30 millones de estadounidenses que carecen de seguro.

Los críticos del "Obamacare" (algo así como "la atención de salud de Obama") anticipan que la resistencia estatal en ambos frentes detendrá los esfuerzos de reforma.

Las bolsas de seguros de salud de los estados son parte crítica de la expansión planificada para enero de 2014 de la cobertura de seguro a través de la Ley de Atención Asequible, la más importante iniciativa política del Presidente Barack Obama.

Comenzando con la inscripción en octubre de 2013, los individuos y empleados de empresas pequeñas que carezcan de seguro podrán acudir a las bolsas para comparar opciones de planes privados de salud en cuatro niveles de cobertura (bronce, plata, oro y platino), y comprar la cobertura.

Las bolsas deben asegurar que cada plan ofrezca un número suficiente de proveedores y cumpla con otros estándares mínimos. Para participar en una bolsa, una aseguradora debe ofrecer al menos un plan de salud "oro" y otro "plata".

La bolsa de cada estado también debe mantener un sitio web actualizado con información comparativa sobre los planes de salud, mantener un centro de llamada gratuito para los consumidores, y financiar un programa de "navegador" para ayudar a los individuos y a las familias a obtener cobertura. Las bolsas también son el vehículo para que las personas que cumplan con ciertos umbrales de ingresos califiquen para créditos fiscales para reducir los costos de sus primas y subsidios federales para reducir los gastos de desembolso.

El gobierno federal ofrece asistencia para las primas en forma de créditos fiscales reembolsables para las personas con ingresos de hasta el 400 por ciento del nivel federal de pobreza (44,680 dólares para un individuo y 92,200 dólares para una familia de cuatro en 2012) y límites de gastos de desembolsos sobre los servicios cubiertos.

Algunos gobernadores republicanos critican las bolsas

Los gobernadores republicanos de seis estados han decidido no crear una bolsa de seguro de salud estatal, y el gobernador demócrata de Nueva Hampshire John Lynch, ante la oposición republicana, firmó legislación que prohíbe al estado crear su propia bolsa. Hasta 16 estados siguen explorando sus opciones, y nueve estados han mostrado poco avance en la planificación de las próximas etapas, según el conteo más reciente de la Kaiser Family Foundation.

En estados que no creen una bolsa, el gobierno federal tiene la autoridad de hacerlo.

Los estados tienen hasta el 16 de noviembre para notificar al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU. sobre sus planes de crear una bolsa o asociarse con los HHS para que les ayuden a crear una. Esto da a los estados muy poco tiempo tras las elecciones del 6 de noviembre para presentar sus planes e iniciar una bolsa para octubre de 2013.

"Parece que por lo menos 35 estados no estarán listos", planteó Laszewski, de Health Policy and Strategy Associates.

El gobierno federal insiste en que puede cumplir con la tarea de trabajar con los estados para asegurar que las bolsas estén vigentes para la fecha límite.

"Podemos garantizar que los consumidores de todos los estados tendrán una bolsa para 2014. No hay duda alguna al respecto", aseguró Fabien Levy, secretario de prensa de los HHS.

Laszewski no está tan seguro. "Este último mes, la administración ha afirmado enfáticamente que estará lista, pero no están siendo nada transparentes al respecto. No tenemos ni idea de cuánto han avanzado o no", señaló.

Aunque el HHS emitió una regla final sobre el diseño e implementación de las bolsas de seguro en marzo, aún hay muchos temas sin resolver, explicó Cristine Vogel, directora asociada de la oficina de atención de salud de Chicago Navigant Consulting Inc., una firma global de consultoría especializada. Los factores desconocidos abarcan desde la forma en que el gobierno resolverá las apelaciones de los consumidores hasta cuánto costará a los estados utilizar la bolsa federal, apuntó.

Los detractores y los partidarios debaten sobre el valor de las bolsas

¿Qué ganan los estados al negarse a establecer una bolsa?

"Creemos que el hecho de que los estados se nieguen es una forma en la que pueden protegerse de la extralimitación de la ley federal", apuntó Twila Brase, enfermera registrada y presidenta del Consejo de Ciudadanos para la Libertad Sanitaria (Citizens' Council for Health Freedom), con sede en St. Paul, Minnesota, que se opone a la Ley de Atención Asequible. Una forma en que el retraso protege a los estados, apunta, es al evitar el alto costo de administrar una bolsa, que se calcula costará entre 10 y 100 millones de dólares al año, dependiendo del estado.

Otros creen que la negación de los estados a crear las bolsas de salud es poco más que un gesto político.

"Creo que están tomando un riesgo político con la esperanza de que el Presidente Obama [no sea reelegido], y eso equivale a apostar todo el dinero a un solo número", señaló Vogel, de Navigant. "[Señalan] que no respaldan el Obamacare para nada".

Jon Kingsdale, director administrativo y cofundador de la oficina de Boston del Wakely Consulting Group y ex director ejecutivo de la agencia estatal que sirve como bolsa de seguro de salud de Massachusetts, no cree que los estados deban salirse del proceso de crear una bolsa.

"Mi opinión es que si un estado se niega absolutamente a crear la bolsa, seguirá habiendo cierta coordinación" con el gobierno federal, apuntó.

Aunque muchas personas se beneficiarían de los créditos fiscales y la ayuda al consumidor que ofrecerán las bolsas, los consumidores mayormente no están para nada pendientes de la creación de las bolsas.

"Realmente dudo que muchas personas ni siquiera comprendan la ley de reforma en salud y las bolsas", lamentó Vogel.

Más información

El Departamento de Servicios de Salud y Humanos de los EE.UU. tiene más información sobre las bolsas de seguro de salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top