A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Entre los adolescentes, los mensajes sexuales podrían ir de la mano con el sexo sin protección

LUNES, 17 de septiembre (HealthDay News) -- Los adolescentes que envían y reciben mensajes con textos o imágenes sexualmente explícitas ("sexting") probablemente también realicen otras conductas sexuales riesgosas. Una investigación reciente indica que estos adolescentes tienen siete veces más probabilidades de ser sexualmente activos y significativamente más propensos a tener sexo sin protección.

En un análisis de las conductas autorreportadas de más de 1,800 estudiantes de Los Ángeles de 12 a 18 años de edad (la mayoría tenían entre 14 y 17), los investigadores hallaron que 15 por ciento de los que tenían teléfonos celulares reconocieron enviar y recibir mensajes sexuales, y 54 por ciento conocían a alguien que había enviado un mensaje sexual. Los mensajes sexuales raras veces fueron la única conducta sexualmente arriesgada que se observó.

"En ciertas formas, es sorprendente que los mensajes sexuales no sean una alternativa a las conductas sexuales arriesgadas, sino parte del [mismo] panorama", comentó el autor del estudio Eric Rice, profesor asistente de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad del Sur de California. "No deseo ser alarmista, pero creo que los padres que sospechen que sus hijos envían y reciben mensajes sexuales deben estar conscientes de la probabilidad de que sus hijos también participen en otras conductas sexuales. Probablemente deban preocuparse de que sus hijos adolescentes sean sexualmente activos y no usen anticonceptivos".

El estudio aparece en la edición en línea del 17 de septiembre y se publicará en la edición impresa de octubre de la revista Pediatrics.

Estudios anteriores sobre los mensajes sexuales indicaron tasas similares de participación entre los adolescentes, pero la nueva investigación supuestamente es la primera en examinar una asociación entre los mensajes sexuales y la actividad sexual.

Los participantes eran mayormente latinos/hispanos, 87 por ciento se identificaron como heterosexuales y casi tres cuartas partes reportaron tener un teléfono celular que usaban casi todos los días.

Los jóvenes cuyos amigos enviaban y recibían mensajes sexuales eran 17 veces más propensos a hacer lo mismo, considerándolo como una conducta "normal", y los estudiantes no heterosexuales eran más del doble de propensos a reportar enviar y recibir mensajes sexuales que sus pares heterosexuales.

"Los estudiantes con quienes hablamos afirman que los mensajes sexuales han estado asociados con una relación o interés romántico existente, así que creo que tiene sentido que ocurran estos tipos de conductas, mayormente, dentro de una relación existente, y no dentro de un vacío", señaló Justin Patchin, codirector del Centro de Investigación sobre el Ciberacoso de la Universidad de Wisconsin en Eau Claire. Patchin no participó en el estudio.

Patchin y Rice concurrieron en que los hallazgos son una oportunidad para que los padres aborden el tema con sus hijos, y discutan las consecuencias. Si encuentran que sus propios hijos envían y reciben mensajes sexuales, quizás deseen medir las circunstancias individuales antes de decidir la forma de reaccionar, planteó Patchin, quien también es profesor asociado de justicia criminal.

"Un adolescente de 17 años que ha estado en una relación comprometida con otra persona durante mucho tiempo es una cosa muy distinta a que uno de 13 años envíe fotografías inapropiadas a una persona en quien están interesada y con quien nunca han tenido una relación", comentó.

"Ciertamente no quiero aprobar los mensajes sexuales en ningún adolescente, pero necesitamos comprender el continuo de relaciones y conductas", añadió Patchin. "Lo principal es que los padres deben educar a sus hijos y hablar sobre las consecuencias, [por ejemplo] que nunca pueden estar seguros de que otras personas no verán esas imágenes o mensajes de texto".

Shari Kessel Schneider, asociada principal de investigación del Centro de Desarrollo de la Educación en Newton, Massachusetts, dijo que los hallazgos también resaltan una necesidad de que médicos y educadores "estén conscientes de que los jóvenes que envían y reciben mensajes sexuales podrían necesitar educación y orientación adicionales relacionadas con la sexualidad adolescente y un uso responsable de internet".

"Aunque algunos han sugerido que los mensajes sexuales podrían ser una alternativa segura a la conducta sexual, no es sorprendente que estas conductas en línea se mezclen con las interacciones personales de los adolescentes", señaló Schneider, que dirigió un estudio sobre los mensajes sexuales y la depresión en jóvenes del área de Boston. "Si un padre averigua que su hijo envía y recibe mensajes sexuales, se trata de una oportunidad importante para sostener una conversación con su hijo o hija sobre qué constituye una relación sana y cómo los jóvenes pueden permanecer seguros, tanto emocional como físicamente".

El estudio reveló una asociación entre los mensajes sexuales en los adolescentes y otras conductas sexuales. No probó causalidad.

Más información

La Oficina Federal de Investigación (FBI) de EE. UU. ofrece información sobre los mensajes sexuales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top