A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Los 'mini ACV' podrían provocar más daño de lo que se pensaba

JUEVES, 13 de septiembre (HealthDay News) -- Muchas personas que sufren de "mini accidentes cerebrovasculares (ACV)" se enfrentan a discapacidades graves y persistentes, aunque la afección por lo general se considera demasiado leve para tratarla, informan investigadores canadienses.

Los hallazgos sugieren que quizás haya llegado el momento de replantearse ese método de "no intervención", añadieron.

Aunque unos potentes fármacos conocidos como activadores del plasminógeno tisular (APT) se administran a los pacientes que han sufrido ACV mayores para restaurar el flujo sanguíneo al cerebro, algunas personas que experimentan ACV leves (AIT) también podrían beneficiarse de esos fármacos, señalaron los investigadores.

"Alrededor del 80 por ciento de los pacientes que vemos están en esa categoría de ACV leve. Apenas una pequeña proporción sufre de ACV mayores", señaló la investigadora líder, la Dra. Shelagh Coutts, profesora asistente de neurología de la Universidad de Calgary. "Se trata de la mayor proporción de pacientes que atendemos".

Muchos pacientes de AIT deben ser atendidos más rápidamente en la sala de emergencias, señaló Coutts. "Estos pacientes necesitan ser atendidos pronto, y hay que tomar las decisiones sobre el tratamiento rápidamente", planteó.

El informe aparece en la edición del 13 de septiembre de la revista Stroke.

El equipo de Coutts halló que entre casi 500 pacientes de AIT, el 15 por ciento tenían al menos una discapacidad menor tres meses tras su mini ACV. Una discapacidad menor es una que evita que la persona haga actividades que antes hacía, como conducir, pero que no limita la gestión de los asuntos personales, aclaró Coutts.

Escáneres por TC hallaron que algunos pacientes tenían vasos sanguíneos estrechados en el cerebro, mientras que otros tenían síntomas continuos o que empeoraban. Los pacientes con estos problemas tenían más del doble de riesgo de sufrir de una discapacidad 90 días tras el AIT, hallaron los investigadores.

Esos pacientes son los que tienen más probabilidades de beneficiarse de una dosis baja de un trombolítico, como un APT, anotó Coutts.

Además, los pacientes con diabetes tipo 2 tenían un alto riesgo de discapacidad, y las mujeres tenían casi el doble de probabilidades de sufrir de una discapacidad que los hombres, anotaron los investigadores.

Tras un mini ACV, el cerebro del paciente podría perder oxígeno, aumentando las probabilidades de un ACV mayor, advirtió Coutts.

Los pacientes con el mayor riesgo son los que sufren una serie de AIT. El 53 por ciento de esos pacientes tenían una discapacidad, frente al 12 por ciento de los que sufrieron un solo mini ACV.

Los síntomas de AIT incluyen una incapacidad repentina de mover un lado del cuerpo, entumecimiento de un lado, mareo y problemas para caminar y hablar. Los síntomas pueden pasar rápido, pero no se deben tomar a la ligera, ya que ignorarlos puede resultar letal, advirtió Coutts.

"Este es otro trabajo importante que amplía la evidencia de que los ACV leves podrían no ser tan leves cuando evaluamos el impacto sobre las discapacidades posteriores", señaló el Dr. Ralph Sacco, catedrático de neurología de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami. "También sabemos que los pacientes de AIT están en alto riesgo de un ACV posterior".

El estudio enfatiza la urgencia de un diagnóstico y tratamiento rápidos para todos los pacientes de AIT y ACV, para reducir la recurrencia y mejorar los resultados, apuntó Sacco.

"Pacientes y médicos tienen que tomarse cualquier síntoma de ACV (incluso los leves o los que pasan rápido) muy en serio", subrayó.

Otro experto, el Dr. Igor Rybinnik, neurólogo del Instituto Cushing de Neurociencias del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Manhasset, Nueva York, añadió que un AIT "es una alarma que informa que quizás haya ACV mayores en ciernes".

Rybinnik dijo que un episodio como ese debe hacer que los pacientes reduzcan sus factores de riesgo cardiovascular al disminuir su presión arterial y colesterol, dejar de fumar y mantener un peso sano.

Para ayudar a reconocer los síntomas de un ACV, la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association) recomienda recordar sus características esenciales:

  • Debilidad en el rostro
  • Debilidad en un brazo
  • Problemas del habla
  • Si se presentan esos síntomas, es el momento de llamar al 911 de inmediato

Más información

Para más información sobre los accidentes cerebrovasculares, visite la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top