A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

La ciudad de Nueva York autoriza la prohibición de las bebidas azucaradas de gran tamaño

JUEVES, 13 de septiembre (HealthDay News) -- La Junta de Salud de la Ciudad de Nueva York votó el jueves para prohibir las ventas de las bebidas azucaradas gigantes, convirtiéndose en la primera ciudad del país con una "prohibición de refrescos".

La medida prohíbe que los restaurantes, delis, centros deportivos y vendedores callejeros de la ciudad (pero no los supermercados ni tiendas de abarrotes) vendan refrescos y otras bebidas endulzadas en porciones mayores de 16 onzas.

Los defensores del intento del alcalde Michael Bloomberg por controlar el creciente problema de la obesidad alabaron el voto, mientras que sus oponentes (entre ellos los fabricantes de bebidas) afirman que viola los derechos de la primera enmienda. La industria de las bebidas ha prometido desafiar la regla en las cortes.

"La Junta de Salud hizo lo correcto para Nueva York", aseguró en un comunicado de prensa el Dr. Steven Safyer, presidente y director ejecutivo del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York. "En los últimos años, he visto un gran aumento en el número de niños y adultos luchando con la obesidad, que los pone en un riesgo precoz de diabetes, enfermedad cardiaca y cáncer. Las bebidas azucaradas tienen mucho que ver con este ciclo, y se mercadean tanto a los niños que ponen en peligro a la próxima generación de neoyorquinos".

Eliot Hoff, vocero de New Yorkers for Beverage Choices, una coalición de individuos y empresas que se oponen a las regulaciones, dijo recientemente que el problema no es el peso, sino la libertad. Según él, "las personas de Nueva York pueden tomar sus propias decisiones sobre lo que comen o beben".

En la batalla contra la obesidad, "lo que debe haber es más opciones, no menos", considera Hoff.

En EE. UU., casi dos tercios de los adultos tienen sobrepeso o son obesos, advierten los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Bloomberg dice que los problemas relacionados con la salud, que incluyen un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes, cuestan a la ciudad alrededor de 4 mil millones de dólares al año.

La medida, que se anticipaba que fuera aprobada por la junta autoproclamada de Bloomberg, probablemente entre en vigencia en seis meses.

Lona Sandon, dietista registrada y profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas, comentó que la idea de promulgar políticas que ayuden a guiar a las personas a optar por un tamaño adecuado de porción y a consumir menos calorías vacías tiene sentido.

"Como mínimo, enfoca más la atención en el problema de las calorías vacías de las bebidas endulzadas con azúcar", dijo.

Entre los que respaldan las regulaciones en los refrescos se incluyen la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), Weight Watchers y Jenny Craig.

La prohibición de los refrescos es la más reciente en una serie de ambiciosas medidas de la administración Bloomberg para mejorar la salud de los neoyorquinos.

Algunas han creado antecedentes nacionales, como hacer que las cadenas de restaurantes publiquen los conteos calóricos de forma prominente en los menús. La ciudad también ha prohibido las grasas trans artificiales de la comida de los restaurantes, y ha tomado medidas agresivas para disuadir de fumar. Y este mes, docenas de hospitales urbanos pedirán a las madres de los recién nacidos que escuchen charlas sobre por qué deben amamantar a sus bebés en lugar de usar fórmula, según Associated Press.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top