A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

En los barrios negros y pobres los transeúntes administran menos la RCP, según un estudio

MIÉRCOLES, 24 de octubre (HealthDay News) -- Las personas que sufren un paro cardiaco repentino cuentan con la mitad de probabilidades de que un transeúnte capacitado les administre la RCP en los barrios negros y pobres que en las áreas blancas con mayores ingresos, según indica un nuevo estudio.

Al analizar la relación entre el ingreso medio y la raza predominante en un barrio con la administración de la RCP por parte de un transeúnte, los investigadores notaron también que las probabilidades de que se administre la RCP se reducen para aquellos que sufren un paro cardiaco en barrios blancos de bajos ingresos e integrados y en los negros con ingresos altos. Sin embargo, la tasa de administración de la RCP en enclaves integrados y de altos ingresos era comparable a la de los barrios blancos con ingresos altos.

"El lugar, el lugar y el lugar es crucial en los bienes raíces, y diría lo mismo para los paros cardiacos" afirmó la coautora del estudio, la Dra. Comilla Sasson, una profesora asistente del departamento de medicina de emergencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado. "Tras trabajar durante más de 10 años como médico en una sala de emergencias, he visto llegar una y otra vez a pacientes procedentes de barrios negros y de ingresos bajos a los que nadie administró la RCP. Depende totalmente de dónde se encuentre durante un problema cardiaco".

El estudio aparece en la edición del 25 de octubre de la revista New England Journal of Medicine.

Cada año se producen más de 300,000 paros cardiacos fuera del hospital en Estados Unidos, según el estudio, y los resultados de supervivencia varían considerablemente según la región, aunque normalmente están por debajo del 10 por ciento. Parte de esta variación se puede explicar por la diferencia del número de transeúntes con conocimientos en la RCP, que se administra, de promedio, menos de un tercio de las veces.

Los investigadores vieron los datos de vigilancia enviados desde 29 lugares de EE. UU. durante cuatro años al Registro del paro cardiaco para el incremento de la supervivencia (Cardiac Arrest Registry to Enhance Survival, CARES). De los 14,225 paros cardiacos registrados, la RCP fue administrada por un transeúnte a poco más de 4,000 pacientes, el 8 por ciento de los cuales sobrevivieron hasta ser dados de alta en el hospital.

Se consideró que los barrios eran de altos y bajos ingresos de acuerdo con un umbral de ingreso medio de 40,000 dólares, y como blanco o negro si una de las razas predominaba en más del 80 por ciento del censo. Los barrios en los que no predominaba ninguna raza o etnia fueron designados como integrados.

"Siempre ha existido la preocupación de que en áreas marginadas, pobres, con minorías raciales y étnicas, no son lugares donde uno quisiera sufrir un paro cardiaco" comentó el Dr. Gordon Tomaselli, jefe de la división de cardiología de la Universidad Johns Hopkins y ex presidente inmediato de la American Heart Association. "Pienso que el estudio es importante por haber puesto de manifiesto, mediante un repositorio de muchos datos, algo que ya pensábamos gracias a muchos estudios más pequeños".

Sasson y Tomaselli estuvieron de acuerdo en que los factores económicos y culturales pueden explicar las diferencias en la administración de la RCP por parte de transeúntes que halló el estudio. Las clases convencionales de RCP pueden costar cientos de dólares, lo que las deja fuera del alcance de las personas con menos ingresos, y los transeúntes pueden temer por su seguridad en ciertos barrios, lo que disminuye la probabilidad de que ayuden a otros.

"Quizá no se tenga la certeza de que si alguien está tumbado [en la calle] es porque se trata de personas sin hogar, porque están ebrios o están fingiendo", opinó Sasson. "Hacer una buena obra les pone en una situación de riesgo".

Pero técnicas de RCP más recientes, incluida una que requiere solo el uso de las manos y cuyo aprendizaje no resulta caro, pueden ayudar a los habitantes en áreas con ingresos bajos a aprender a hacer la RCP, afirmaron Tomaselli y Sasson.

"Presionas rápido y fuerte al ritmo de 'Staying Alive'", dijo Sasson, al explicar el funcionamiento de la técnica con la sola ayuda de las manos. "Pienso que la idea de respirar en la boca de otro también [disuadía] a la gente."

Más información

La American Heart Association tiene información sobre sus cursos en línea y presenciales sobre RCP.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top