A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Las más recientes directrices sobre la mamografía podrían hacer que se omitan más cánceres

MARTES, 27 de noviembre (HealthDay News) -- Las polémicas directrices de EE. UU. que recomiendan menos mamografías para la mayoría de las mujeres podrían llevar a reducciones en las tasas de las pruebas exploratorias y en la detección del cáncer de mama, sugieren dos estudios recientes.

En 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (Preventive Services Task Force, USPSTF), un panel médico independiente con respaldo federal, creó una controversia cuando recomendó contra las mamografías de rutina para la mayoría de mujeres entre los 40 y los 49 años de edad, y aconsejó una exploración menos frecuente para las mujeres mayores.

El grupo de trabajo planteó que las mujeres de 40 a 49 podían hablar sobre la mamografía con sus médicos, pero no hacérselas de forma automática. Para las mujeres de 50 a 74, el panel sugirió una mamografía cada dos años. Y para las que tengan a partir de 75 años, el grupo dijo que hay demasiado poca evidencia como para recomendar a favor o en contra de la exploración.

Esto no concuerda con los consejos de otros grupos, como la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). Instan a las mujeres a hacerse mamografías anuales a partir de los 40 años.

Los dos nuevos estudios, que serán presentados el martes en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (Radiological Society of North America), en Chicago, intentaron observar el impacto potencial de las directrices del grupo de trabajo.

En uno, los investigadores compararon las tasas de mamografía entre las mujeres con Medicare antes y después de las recomendaciones de 2009. Hallaron que la tasa había aumentado ligeramente en alrededor de un uno por ciento entre 2005 y 2009, y que casi un tercio de las mujeres se hicieron una mamografía en 2009.

Pero en 2010, la tasa de exploración se redujo a poco menos de un 31 por ciento, un declive de un 4.3 por ciento en el transcurso de un año.

Los hallazgos no prueban que las directrices del grupo de trabajo fueran la causa, pero el investigador líder, el Dr. David Levin, dijo que cree que el patrón está claro.

"Hasta 2009, la tasa de mamografías crecía lentamente. En 2010, hubo un descenso abrupto. Parece bastante obvio que [las directrices] fueron la causa", comentó Levin, presidente emérito de radiología del Hospital de la Universidad de Thomas Jefferson, en Filadelfia.

Todas las mujeres del estudio estaban en Medicare, que cubre a los estadounidenses a partir de los 65 años. Levin dijo que la tasa de mamografías podría haber declinado en 2010 porque las mujeres esperaban un año adicional entre las exploraciones.

"O quizás algunas de las mujeres mayores de 74 años dejaron de hacerse mamografías del todo", añadió.

¿Y qué puede tener eso de malo, si es la recomendación del grupo de trabajo? Levin dijo que cree que las mujeres deben adherirse a los consejos tradicionales de la Sociedad Estadounidense del Cáncer y otros grupos. "Creo que es penoso que ahora haya una recomendación que disuada a algunas mujeres de hacerse la exploración", planteó.

La Dra. Elizabeth Arleo, una de las investigadoras del segundo estudio, se mostró de acuerdo.

Su equipo observó a más de 43,000 mamografías llevadas a cabo en el Centro Médico Presbiteriano de Nueva York/Weill Cornell entre 2007 y 2010. En general, se detectaron 4.7 cánceres por cada mil mamografías. La tasa entre las mujeres de 40 a 49 fue más baja, con 2.7 cánceres por cada mil.

Pero las mujeres de 40 a 49 conformaron casi un veinte por ciento de todos los cánceres de mama.

"Parece inaceptable potencialmente obviar el 20 por ciento de los cánceres de mama que identificamos", señaló Arleo, profesora asistente de radiología del centro médico.

Sin embargo, su estudio no observó el riesgo de una mujer de morir de cáncer de mama. No está claro si las pacientes de 40 a 49 hubieran tenido un riesgo de muerte más alto si sus tumores se hubieran detectado más tarde, después de que la mujer detectara un bulto o a través de una mamografía a los 50 años.

Pero Arleo anotó que incluso el grupo de trabajo dijo que para las mujeres de 40 a 49, las mamografías se relacionan con una reducción de un 15 por ciento en el riesgo de morir de cáncer de mama.

El panel planteó que el problema es que en las mujeres menores de 50 años los beneficios de las mamografías podrían no superar a los riesgos. Éstos incluyen los resultados "falsos positivos" que llevan a pruebas invasivas innecesarias y a ansiedad, que son más comunes en las mujeres menores de 50 años, y al tratamiento excesivo de tumores mamarios iniciales que nunca hubieran avanzado.

En el estudio de Arleo, poco más de la mitad de las mujeres de 40 a 49 diagnosticadas con cáncer de mama (21 de 39) tuvieron tumores que invadieron el tejido mamario. Las demás tenían carcinoma ductal in situ (CDIS), que se refiere a células anómalas en los conductos lácteos que podrían avanzar o no a cáncer invasivo.

Ahora mismo, los médicos no tienen forma de predecir cuáles casos de CDIS avanzarán. Así que las mujeres por lo general reciben tratamiento, lo que podría conllevar cirugía para extirpar parte del tejido mamario, o el seno completo. Y esto ha planteado inquietudes sobre un tratamiento excesivo.

Dado que los nuevos estudios fueron presentados en una reunión, sus hallazgos se deben considerar preliminares hasta que sean publicados en una revista médica revisada por profesionales.

También fueron llevados a cabo por radiólogos, los especialistas que hacen todas las mamografías. Pero una experta que no es radióloga y que no tiene nada que ver con la investigación concurrió en que los hallazgos respaldan los consejos de que las mujeres inicien las mamografías a los 40.

"Creo que esto refuerza las preocupaciones que muchos hemos tenido desde que salieron las directrices [del USPSTF]", señaló la Dra. Therese Bevers, profesora clínica de prevención del cáncer del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

"La exploración conlleva daños, y creo que es algo que todo el mundo en este campo reconoce", dijo Bevers.

Pero cree que los beneficios superan a las desventajas, y también anotó que el grupo de trabajo sugiere que las decisiones sobre la exploración sean individualizadas para las mujeres de 40 a 49, y que tomen en cuenta sus factores de riesgo.

Sin embargo, los investigadores aún intentan averiguar cuáles son esos factores de riesgo. Los antecedentes familiares potentes son un factor de riesgo, pero en el estudio de Arleo, anotó Bevers, apenas tres de las 39 pacientes de cáncer de mama de 40 a 49 tenían una hermana o madre que había sido diagnosticada con cáncer de mama inicial.

"Hasta que contemos con una mejor comprensión sobre cómo dirigir la exploración a ciertas mujeres de 40 a 49, creo que deberíamos hacer la exploración en todas", aseguró Bevers.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., la mujer promedio de 40 años de edad tiene una probabilidad entre 69 de desarrollar cáncer de mama en los próximos diez años. Una mujer de 60 años tiene una probabilidad en 29.

Más información

Para más información sobre el cáncer de mama y las mamografías, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top