A project of the U.S. Department of Health and Human Services Office on Women's Health

Skip Navigation

Noticias
divider line
health day

Las sustancias químicas ambientales podrían reducir las posibilidades de embarazo

MIÉRCOLES, 14 de noviembre (HealthDay News) -- La exposición a sustancias químicas comunes como los bifenilos policlorados (PCB) puede dificultar los esfuerzos de una pareja por tener un hijo, según muestra un estudio reciente.

"Esto sugiere que las sustancias químicas ambientales podrían tener repercusiones importantes en la reproducción humana, concretamente en el tiempo que una pareja requiere para llegar al embarazo", aseguró la investigadora principal Germaine Buck Louis, directora de la división de epidemiología, estadística e investigación en prevención del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunice Kennedy Shriver en Rockville, Maryland.

A pesar de estar prohibido, el PCB y otras sustancias químicas similares todavía están presentes en el ambiente. "Normalmente se hace referencia a las sustancias químicas de las que hablamos en este artículo como componentes químicos ambientales persistentes, lo que significa que cuando entran en el ambiente, ya no se van", explicó Louis.

La exposición a menudo se origina en la cocina familiar, entre los componentes de los alimentos procesados ricos en calorías. Calentar contenedores de plástico en el microondas también aumenta el riesgo de exposición, aseguran los expertos.

Louis afirmó que "los seres humanos están expuestos en gran medida mediante su dieta". "Hace falta tiempo para que estas sustancias químicas se vayan del cuerpo, pero la clave es tratar de minimizar las exposiciones".

Una manera de hacerlo es quitar la grasa del pescado y la carne, que es donde se absorben estas sustancias químicas, observaron los investigadores.

El estudio aparece en la edición en línea del 14 de noviembre de la revista Environmental Health Perspectives.

Para llevar a cabo el estudio, el equipo de Louis recogió datos de 501 parejas que donaron muestras de sangre para que los investigadores midieran los niveles de estas sustancias químicas. Además, las mujeres llevaron un registro con sus ciclos menstruales y los resultados de las pruebas de embarazo realizadas en casa.

Tras un año de seguimiento, hallaron que conforme aumentaban los niveles de las sustancias químicas, las probabilidades de quedar embarazada disminuían. Para las mujeres que se expusieron al PCB y al perfluoroquímico conocido como perfluorooctano sulfonamida, las probabilidades bajaron entre un 18 y un 21 por ciento.

El perfluorooctano sulfonamida pertenece a una clase de sustancias químicas conocidas como perfluoroalquilos, que se han usado en las espumas contra incendios.

Para los hombres, las probabilidades bajaron entre el 17 y el 29 por ciento para aquellos que se expusieron al PCB y al DDE, producido a partir de la degradación del pesticida DDT. Los investigadores señalaron que aunque el DDT fue prohibido en Estados Unidos, todavía se usa en algunos países.

Un estudio previo realizado por el mismo grupo halló altos niveles en la sangre de plomo y cadmio (dos metales comunes) que también estaban relacionados con las dificultades para quedar embarazada.

El PCB se usaba como refrigerante y lubricante en equipos eléctricos. Está en una categoría de sustancias químicas llamada contaminantes organoclorados persistentes e incluyen sustancias químicas industriales y productos de desecho químicos, además de pesticidas.

Estas sustancias químicas son ubicuas y se encuentran en el suelo, el agua y en la cadena alimentaria. No se descomponen fácilmente, y pueden permanecer en el ambiente durante décadas. Algunas de estas sustancias químicas, conocidas como contaminantes organoclorados lipofílicos persistentes, se acumulan en los tejidos grasos.

Otras sustancias químicas, llamadas perfluoroquímicos, se usan para la ropa, los muebles, adhesivos, envases de alimentos, superficies para cocinar resistentes al calor y antiadherentes, y como aislantes en los cables eléctricos.

Los investigadores añadieron que algunos de los retrasos en la consecución del embarazo podrían haberse debido a la exposición a varias sustancias químicas.

"En realidad no hay manera de evitar la exposición a estas sustancias químicas", lamentó Shanna Swan, vicepresidenta de investigación y entrenamiento del departamento de medicina preventiva de la Escuela de Medicina Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Lo mejor es que su exposición sea la menor posible", afirmó.

Además, los efectos de las sustancias químicas nuevas usadas para reemplazar las antiguas todavía no se conocen, añadió Swan.

Para reducir la exposición a estas y otras sustancias químicas, aconsejó comer alimentos libres de pesticidas, no comprar comida procesada y no poner comida en el microondas en un contenedor de plástico.

Además de esto, Swan cree que los productos deberían llevar una etiqueta indicando las sustancias químicas que contienen.

Otra experta, la Dra. Christine Mullin, endocrinóloga de la reproducción y especialista en infertilidad en el Centro de Reproducción Humana del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Manhasset, Nueva York, comentó que estos hallazgos "no son sorprendentes".

"Hemos puesto tantos contaminantes en el ambiente que solo es cuestión de tiempo para que empiecen a afectar a la capacidad de concebir de las mujeres", afirmó.

Mullin comentó que la exposición a estas sustancias afecta al esperma de los hombres y puede también afectar a los óvulos de las mujeres.

"Viva de la manera más saludable que pueda", aconsejó. "Tenga cuidado con lo que come".

Más información

Para más información sobre los peligros de los fertilizantes, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Return to top