womens health dot gov
Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujeren el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los E.E.U.U.

womenshealth.gov (en español) | 800-994-9662

Saltar navegación

Womens Health logo
Home page in English
Inicio > Publicaciones > Nuestras publicaciones > Estrés del cuidador

Publicaciones

Anciana y mujer más joven sentadas juntas

El trabajo de un cuidador es gratificante, pero el estrés del cuidador es común en las mujeres.

divider line

Estrés del cuidador

Los cuidadores atienden de alguien enfermo, lesionado o discapacitado. La atención que dan puede ser gratificante, pero también puede ser un reto. El estrés del cuidador es frecuente. Especialmente las mujeres corren el riesgo de los efectos nocivos del estrés del cuidador. Estos problemas de salud pueden incluir depresión o ansiedad. Hay maneras de controlar el estrés del cuidador.

Expandir todo

¿Qué es un cuidador?

Un cuidador es alguien que brinda atención a otra persona, como un niño, un padre de crianza, un esposo o esposa, pariente, amigo o vecino. Un cuidador también puede ser un profesional pagado que brinda atención en el hogar o en un lugar que no es un hogar.

A las personas que no se les paga por el cuidado se les conoce como cuidadores informales o cuidadores familiares. Esta hoja de datos se enfoca en los cuidadores familiares que atienden regularmente a un ser querido con una lesión, una enfermedad como demencia o una discapacidad. El cuidador familiar a menudo tiene que dirigir la vida diaria de la persona. Esto puede incluir ayudar con tareas cotidianas como bañarse, comer o tomar medicamentos. También puede incluir organizar actividades y tomar decisiones de salud y financieras.

¿Quiénes son cuidadores?

La mayoría de los estadounidenses serán cuidadores informales en algún momento de sus vidas. Una encuesta del 2012 reveló que 36% de los estadounidenses han proveído atención no remunerada a otra persona con una enfermedad o discapacidad durante el último año.1 Se espera que ese porcentaje se eleve debido al aumento del porcentaje de personas mayores en los Estados Unidos. Con los cambios en la atención médica, los cuidadores familiares proporcionan más asistencia médica en el hogar. Casi la mitad de los cuidadores familiares encuestados dijo que administran inyecciones o medicamentos diariamente.

Además, la mayoría de los cuidadores son mujeres.2 Casi tres de cada cinco cuidadores familiares tienen trabajos remunerados, además del cuidado de otras personas.2

¿Qué es estrés del cuidador?

El estrés del cuidador se debe a la carga emocional y física que conlleva el cuidado o la atención a otros. Los cuidadores presentan niveles de estrés más altos que las personas que no lo son. Muchos cuidadores proveen ayuda o están disponibles durante casi todo el día. Esto significa que hay poco tiempo para el trabajo u otros miembros de la familia o amigos. Algunos cuidadores pueden sentirse abrumados por la cantidad de cuidado que necesita su familiar anciano, enfermo o discapacitado.3

Aunque el cuidado a otros puede ser muy difícil, también tiene sus recompensas. Es reconfortante ser capaces de cuidar a un ser querido. Pasar tiempo juntos puede dar nuevo sentido a su relación.

Recuerde que usted debe cuidarse para poder cuidar a su ser querido. Aprender algunas formas de manejar el estrés del cuidador y encontrar recursos.

¿Quién padece estrés del cuidador?

Cualquier persona puede padecer estrés del cuidador, pero más cuidadoras, dicen estar afectadas por el estrés y otros problemas de salud, que los cuidadores.2 Algunas mujeres tienen mayor riesgo, por problemas de salud, de padecer estrés del cuidador, incluyendo a aquellas que:

  • Cuidan de un ser querido que necesita supervisión y atención médica constante. Los cuidadores de personas con Alzheimer o demencia son más propensos a tener problemas de salud y depresión que los cuidadores de personas con condiciones que no requieren cuidado constante.4
  • Cuidan al cónyuge. Las mujeres que son cuidadoras de parejas son más propensas a tener la presión arterial alta, el colesterol alto, desarrollar diabetes y tienen el doble de probabilidades de sufrir enfermedades del corazón que las mujeres que proveen cuidados a otros, como padres o hijos.5

Las cuidadoras también tienen menos probabilidades de realizarse exámenes de salud regulares, y puede que no duerman lo suficiente o realicen actividad física con regularidad.3

¿Cuáles son las señales y síntomas del estrés del cuidador?

El estrés del cuidador puede manifestarse de muchas formas. Por ejemplo, puede sentirse frustrada y enojada un minuto e indefenso al siguiente. Puede cometer errores al dar los medicamentos. O usted puede incurrir en conductas poco saludables como fumar o beber demasiado alcohol.6,7

Otras señales y síntomas incluyen:

  • Sentirse abrumada
  • Sentirse sola, aislada o abandonada por otros
  • Dormir mucho o muy poco
  • Aumentar o bajar mucho de peso
  • Sentirse cansada la mayor parte del tiempo
  • Pérdida de interés en actividades que solía disfrutar
  • Enojarse o encolerizarse fácilmente
  • Sentirse preocupada o triste con frecuencia
  • Tener dolores de cabeza o de cuerpo con frecuencia

Hable con su médico sobre sus síntomas y las formas de aliviar el estrés. También, deje que otros le ayuden. Pida ayuda a familiares, amigos o a los recursos locales (en inglés).

¿Cómo afecta mi salud el estrés del cuidador?

Un poco de estrés puede ser bueno para usted, ya que le ayuda a enfrentar y responder a un cambio o reto. Pero el estrés de cualquier tipo a largo plazo, incluyendo el estrés del cuidador, puede llevarle a serios problemas de salud.

Algunas de las formas que el estrés afecta a los cuidadores incluyen:

  • Depresión y ansiedad. Las mujeres que son cuidadoras tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar síntomas de ansiedad y depresión.8 La ansiedad y depresión también aumentan el riesgo de otros problemas de salud, como las enfermedades del corazón y derrame cerebral.
  • Sistema inmunológico débil. Los cuidadores estresados pueden tener el sistema inmune más débiles que los que no se dedican a esto y pasar más días enfermos con gripe o resfriado.9 Un sistema inmunológico débil puede hacer que las vacunas, como la de la gripa, sean menos eficaces. También, puede tardar más en recuperarse de una cirugía.
  • Obesidad. El estrés causa aumento de peso en más mujeres que hombres.10 La obesidad aumenta el riesgo de otros problemas de salud, incluyendo enfermedades cardíacas, derrame cerebral y diabetes.
  • Mayor riesgo de enfermedades crónicas. Altos niveles de estrés, especialmente cuando se combina con la depresión, pueden aumentar el riesgo de problemas de salud como enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes o artritis.9
  • Problemas de memoria a corto plazo o de atención.11 Los cuidadores de esposos con Alzheimer están en mayor riesgo de tener problemas con la memoria a corto plazo y el enfoque.

Los cuidadores también reportan síntomas de estrés más a menudo que las personas que no son cuidadores.3 Aprenda más sobre cómo el estrés afecta la salud de la mujer.

¿Qué puedo hacer para prevenir o aliviar el estrés del cuidador?

Tomar medidas para aliviar el estrés del cuidador ayuda a prevenir problemas de salud. Cuidándose a sí mismo también le ayuda a cuidar mejor a su ser querido y disfrutar de la ventaja de proveer usted mismo los cuidados.

Estos son algunos consejos que le ayudarán a prevenir o manejar el estrés del cuidador:

  • Aprenda formas de ayudar mejor a su ser querido. Algunos hospitales ofrecen clases en las que pueden enseñarle cómo cuidar de alguien con una lesión o enfermedad. Para encontrar estas clases, pregúntele a su médico o llame a su Agencia sobre el Envejecimiento (en inglés) en su área local.
  • Encuentre los recursos disponibles para los prestadores de cuidados en su comunidad (en inglés). Muchas comunidades tienen servicios de cuidado de adultos diurno o servicios de relevo para darle un breve descanso de sus deberes al cuidador principal.
  • Pida y acepte ayuda. Haga una lista de las maneras que otros le pueden ayudar. Deje que los ayudantes elijan lo que les gustaría hacer. Por ejemplo, alguien puede sentarse con la persona que usted cuida mientras usted hace un encargo. Alguien más podría ir al supermercado.
  • Únase a un grupo de apoyo para los cuidadores. Usted puede encontrar un grupo de apoyo general al cuidador o un grupo con los cuidadores que cuidan a alguien con la misma enfermedad o discapacidad que su ser querido. Puede compartir anécdotas, recibir consejos de cuidado del paciente y obtener el apoyo de otros que enfrentan los mismos desafíos que usted.
  • Organícese. Haga listas de tareas y establezca una rutina diaria.
  • Dedique tiempo a usted mismo. Manténgase en contacto con familiares y amigos y haga cosas que disfrute con sus seres queridos.
  • Cuide su salud. Encuentre tiempo para estar físicamente activa la mayoría de los días de la semana, elija alimentos saludables y duerma lo suficiente.
  • Consulte a su médico para realizarse chequeos regularmente. Asegúrese de decirle a su médico o enfermera que usted es una cuidadora. También dígale, acerca de cualquier síntoma de depresión o enfermedad que tenga.

Si trabaja fuera de casa y se siente abrumado, considere tomar un descanso de su trabajo. Bajo la Adobe Acrobat o PDF ley federal de Ausencia Familiar y Médica (PDF, 203 KB), los empleados pueden tomar hasta 12 semanas de licencia sin sueldo al año para cuidar de familiares. Pregunte en la oficina de recursos humanos sobre sus opciones.

¿Qué servicios de atención puedo encontrar en mi comunidad?

Los servicios de asistencia incluyen:

  • Entrega de comida
  • Asistencia médica domiciliaria, como enfermería o terapia física
  • Servicios no médicos domiciliarios, como las tareas de la casa, cocina o compañía
  • Hacerle cambios a su casa, como instalar rampas o modificar las bañeras
  • Asesoría jurídica y financiera
  • Asistencia de relevo, que sustituye los servicios asistenciales (alguien viene a su casa o usted podría llevar a su ser querido a un centro de cuidado diurno de adultos o a un hospital diurno)

El Buscador Nacional de Cuidado para Adultos Mayores (en inglés), un servicio de la Administración del Envejecimiento de Estados Unidos, puede ayudarle a encontrar servicios de cuidado en su área. Usted también puede comunicarse con su Agencia de Área Local del Envejecimiento (en inglés).

¿Cómo puedo pagar la atención médica domiciliaria y otros servicios asistenciales?

Medicare, Medicaid y las compañías privadas de seguros cubren algunos costos de la atención médica domiciliaria. Otros gastos los tiene que pagar usted.

  • Si la persona que necesita cuidados tiene seguro, verifique con el proveedor de seguro qué está incluido en el plan.
  • Si la persona que necesita cuidados tiene Medicare, verifique qué servicios médicos domiciliarios están incluidos.
  • Si la persona que necesita cuidados tiene Medicaid, los servicios médicos domiciliarios varían entre estados. Verifique con el programa estatal de Medicaid (en inglés) qué beneficios están incluidos.

Si usted o la persona que necesita cuidados también necesita seguro médico, infórmese de los servicios incluidos en los planes del Mercado de CuidadoDeSalud.gov.

¿Necesita más información sobre el estrés del cuidador?

Para más información sobre el estrés del cuidador, llame a la Línea de ayuda de la OWH al 800-994-9662 o contacta a las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Pew Research Center. (2013). As population ages, more Americans becoming caregivers (en inglés). FactTank: News in the Numbers.
  2. National Alliance for Caregiving, in collaboration with AARP. (2015). Adobe Acrobat o PDF Caregiving in the U.S., 2015 (PDF, 1.7 MB) (en inglés).
  3. American Psychological Association. (2012). Adobe Acrobat o PDF Stress in America: Our Health at Risk (PDF, 3.2 MB) (en inglés). APA: Washington, DC.
  4. Pinquart, M., & Sorensen, S. (2003). Differences between caregivers and noncaregivers in psychological health and physical health: A meta-analysis (en inglés). Psychology and Aging, 18(2), 250–267.
  5. Lee, S., Colditz, G. A., Berkman, L. F., & Kawachi, I. (2003). Caregiving and risk of coronary heart disease in U.S. women: A prospective study (en inglés). American Journal of Preventive Medicine, 24(2), 113–119.
  6. Lokk, J. (2008). Caregiver strain in Parkinson's disease and the impact of disease duration (en inglés). European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine, 44(1), 39–45.
  7. Rivera, H. R. (2009). Depression symptoms in cancer caregivers (en inglés). Clinical Journal of Oncology Nursing, 13(2), 195–202.
  8. Mahoney, R., Regan, C., Katona, C., & Livingston, G. (2005). Anxiety and depression in family caregivers of people with Alzheimer's disease: the LASER-AD study (en inglés). American Journal of Geriatric Psychiatry, 13(9), 795–801.
  9. Godbout, J. P., & Glaser, R. (2006). Stress-induced immune dysregulation: Implications for wound healing, infectious disease, and cancer (en inglés). Journal of Neuroimmune Pharmacology, 1(4), 421–427.
  10. Udo, T., Grilo, C. M., & McKee, S. A. (2014). Gender differences in the impact of stressful life events on changes in body mass index (en inglés). Preventive Medicine. Epub ahead of print.
  11. Vitaliano, P. P., Echeverria, D., Yi, J., Phillips, P. E., Young, H., & Siegler, I. C. (2005). Psychophysiological mediators of caregiver stress and differential cognitive decline (en inglés). Psychology and Aging, 20(3), 402–411.

Volver al comienzo

Todo el material contenido en esta página está libre de restricciones de derechos de autor y puede ser copiado, reproducido o duplicado sin permiso de la Oficina para la Salud de la Mujer (OWH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Se agradecerá la cita de la fuente.

Esta hoja de datos fue revisada por:

Greg Link, M.A., Aging Services Program Specialist and Federal Program Officer for the National Family Caregiver Support Program and Lifespan Respite Care Program, Office of Community-Based Services, Administration on Aging, U.S. Department of Health and Human Services

Kenneth Hepburn, Ph.D., Professor, Nell Hodgson Woodruff School of Nursing, Emory University, Education Core Director, Alzheimer's Disease Research Center

El contenido se actualizó por última vez el 17 de agosto de 2015.

El contenido se revisó por última vez el 25 de enero de 2015.