womens health dot gov
Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujeren el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los E.E.U.U.

womenshealth.gov (en español) | 800-994-9662

Saltar navegación

Womens Health logo
Home page in English
Inicio > Publicaciones > Nuestras publicaciones > nuestras-publicaciones

Publicaciones

PDFDucha vaginal hoja de datos

(PDF, 82 KB)

Esta información en inglés (in English)

 

Imagen de mujer en la tina de baño.

El lavado vaginal no se recomienda a las mujeres

divider line

Hoja de datos sobre las duchas vaginales

La ducha vaginal es el lavado o limpieza de la vagina con agua u otros líquidos. En los Estados Unidos, aproximadamente una de cada cuatro mujeres entre 15 y 44 años se hacen duchas vaginales.1 Los médicos recomiendan no hacerlas. Las duchas vaginales pueden causar muchos problemas de salud, incluyendo dificultad para quedar embarazada. Las duchas vaginales también se asocian con infecciones vaginales e infecciones de transmisión sexual (ITS).

Expandir todo

¿Qué es la ducha vaginal? 

La palabra "ducha" significa lavar o remojar. La ducha vaginal es el lavado o limpieza del interior de la vagina, con agua u otros líquidos. La mayoría de las duchas vaginales se venden en las farmacias como una mezcla envasada de agua y vinagre con bicarbonato de sodio o yodo. Las mezclas generalmente vienen en una botella o en una bolsa. Usted exprime el tubo o pomo para que el líquido entre en la vagina. La mezcla de agua luego sale a través de la vagina.

La ducha vaginal es diferente a lavarse la parte exterior de la vagina durante un baño o ducha. Enjuagar la parte de afuera de su vagina con agua tibia no dañará su vagina. Pero la ducha vaginal puede causar muchos tipos de problemas a la salud.

La mayoría de los doctores recomiendan que las mujeres no se den duchas vaginales.

¿Qué tan común es la ducha vaginal? 

En Estados Unidos casi una de cada cuatro mujeres entre 15 y 44 años se da duchas vaginales. 2

Son más las mujeres afro americanas y latinas que se dan duchas vaginales que las blancas.3 Las duchas vaginales también son comunes entre las adolescentes de todas las razas y grupos étnicos. 4,5

Los estudios no han encontrado ningún beneficio de salud en las duchas vaginales. Pero, los estudios han encontrado que las duchas vaginales están relacionadas con muchos problemas de salud.

¿Por qué las mujeres no deberían darse duchas vaginales? 

La mayoría de los médicos recomiendan que las mujeres no se den duchas vaginales. Las duchas vaginales pueden cambiar el equilibrio necesario de la flora vaginal (la bacteria que vive en la vagina) y la acidez natural de una vagina saludable.

Una vagina saludable tiene bacteria buena y mala. El equilibrio de las bacterias ayuda a mantener un medio ácido. El medio ácido protege la vagina de infecciones o irritación.

Las duchas vaginales pueden causar un crecimiento excesivo de bacterias dañinas. Esto puede llevar a infecciones micóticas (de hongos) o vaginosis bacteriana. Si ya tiene una infección vaginal, las duchas vaginales pueden empujar la bacteria hacia arriba, causando que la infección se traslade al útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Esto puede causar enfermedad inflamatoria pélvica, un problema de salud grave.

Las duchas vaginales también se asocian a otros problemas de salud.

¿Qué problemas de salud están relacionados con las duchas vaginales? 

Los problemas de salud relacionados con las duchas vaginales incluyen:6

  • Vaginosis bacteriana (VB), una infección en la vagina. Las mujeres que usan duchas vaginales con frecuencia (una vez por semana) son cinco veces más propensas a desarrollar vaginosis que las mujeres que no las usan.7
  • Enfermedad inflamatoria pélvica,una inflamación de los órganos reproductores que a menudo es causada por una infección de transmisión sexual o ITS.
  • Problemas durante el embarazo, incluyendo nacimientos prematuros y embarazos ectópicos. 
  • Infecciones de transmisión sexual o ITS, incluyendo el VIH
  • Irritación o sequedad vaginal

Los investigadores están analizando si las duchas vaginales causan estos problemas o si las mujeres con mayor riesgo de desarrollar estos problemas son más propensas a usar las duchas vaginales.

¿Debería darme una ducha vaginal para eliminar el olor vaginal u otros problemas? 

No. No debe darse una ducha vaginal para tratar de eliminar el olor vaginal u otros problemas como el flujo, dolor, picazón o quemazón.

La ducha vaginal sólo ocultara el olor por un corto tiempo y empeorará otros problemas. Llame a su médico o enfermera si tiene:

  • Flujo vaginal que huele mal
  • Picazón vaginal y un flujo espeso, blanco o verde-amarillento, con o sin olor
  • Quemazón, enrojecimiento e inflamación en o alrededor de la vagina
  • Dolor al orinar
  • Dolor o molestia durante el sexo

Estos pueden ser signos de una infección vaginal, o una infección de transmisión sexual o ITS. No se dé una ducha vaginal antes de ver a su doctor o enfermera. Esto puede dificultar la revisión para determinar el problema.

¿Debería darme una ducha vaginal para limpiar el interior de mi vagina? 

No. Los médicos recomiendan que las mujeres no se den una ducha vaginal. No necesita una ducha vaginal para limpiar su vagina. Su cuerpo elimina desechos y limpia su vagina naturalmente. Cualquier olor o irritación generalmente indica que algo está mal.

Las duchas vaginales también pueden aumentar sus posibilidades de contraer una infección vaginal o una infección de transmisión sexual o ITS. Si tiene preguntas o preocupaciones, hable con su doctor.

¿Cuál es la mejor forma de limpiar mi vagina? 

Lo mejor es dejar que su vagina se limpie sola. La vagina se limpia sola naturalmente al producir una sustancia mucosa. La mucosa elimina sangre, semen y flujo vaginal.

Si le preocupa el olor de la vagina, hable con su médico o enfermera. Pero debe saber que aún las vaginas saludables y limpias tienen un olor suave que cambia durante el día. La actividad física puede causar que su vagina tenga un olor más fuerte y aromatizado, pero esto también es normal.

Mantenga su vagina saludable de las siguientes maneras:

  • Lavando la parte exterior con agua tibia al bañarse. Algunas mujeres también usan jabones suaves. Pero si usted tiene una piel sensible o actualmente tiene infecciones vaginales, incluso un jabón suave puede causar sequedad e irritación.
  • Evite los tampones, toallitas femeninas, talcos y sprays/aerosoles perfumados. Estos productos pueden aumentar sus posibilidades de contraer una infección vaginal.

¿La ducha vaginal antes o después del sexo puede prevenir ITSs?

No. La ducha vaginal antes o después del sexo no previene las infecciones de transmisión sexual o ITSs. De hecho, las duchas vaginales remueven algunas de las bacterias normales de la vagina que la protegen de infecciones. Esto puede aumentar su riesgo de contraer una infección de transmisión sexual o ITS, incluyendo el VIH, el virus que causa el SIDA. Aprenda a prevenir las ITS.

¿Debería darme una ducha vaginal si tuve sexo sin protección o si se rompió el condón? 

No. La ducha vaginal remueve bacteria normal de la vagina que la protege de las infecciones. Esto puede aumentar su riesgo de contraer una ITS, incluyendo el VIH. La ducha vaginal tampoco protege del embarazo.

Si tuvo sexo sin protección o si se rompió el condón durante el sexo, visite a un médico inmediatamente. Puede obtener medicina para prevenir el VIH y un embarazo no deseado.

¿Debo darme una ducha vaginal si fui atacada/abusada sexualmente? 

No, no debe darse una ducha vaginal, bañarse ni ducharse. Por más difícil que sea no lavarse, puede que si lo hace elimine evidencia importante. La ducha vaginal también puede aumentar su riesgo de contraer una ITS, incluyendo el VIH.

Vaya a la sala de emergencia del hospital más cercano tan pronto como sea posible. El National Sexual Assault Hotline (Línea directa nacional para el abuso sexual) en 800-656-HOPE (4673) puede ayudarla a encontrar un hospital para recolectar la evidencia de un ataque sexual. Su médico o enfermera puede ayudarla a obtener medicamentos para prevenir el VIH y un embarazo no deseado.

¿Puede prevenir el embarazo una ducha vaginal después del sexo? 

No. La ducha vaginal no previene el embarazo. Nunca se debe usar como anticonceptivo. Si necesita un anticonceptivo, hable con su médico o enfermera acerca del mejor método anticonceptivo para usted.

¿Cómo afecta la ducha vaginal al embarazo? 

La ducha vaginal puede dificultar el quedar embarazada y puede causar problemas durante el embarazo:

  • Dificultad para quedar embarazada. Las mujeres que se dan una ducha vaginal al menos una vez al mes tuvieron más dificultad para quedar embarazadas que aquellas que no se dan duchas vaginales.8
  • Mayor riesgo de tener un embarazo ectópico. La ducha vaginal puede aumentar las posibilidades de que una mujer sufra daño en las trompas de Falopio y de padecer un embarazo ectópico. Un embarazo ectópico es cuando el huevo fertilizado se adhiere al interior de la trompa de Falopio en lugar del útero. Sin tratamiento, un embarazo ectópico puede poner la vida en peligro. También puede dificultar las posibilidades de que la mujer pueda quedar embarazada en un futuro.
  • Mayor riesgo de parto prematuro. Las duchas vaginales aumentan su riesgo de tener un parto prematuro. Un estudio descubrió que las mujeres que se daban duchas vaginales durante el embarazo tenían más probabilidades de dar a luz a sus bebés antes de tiempo.9 Esto aumenta los riesgos de problemas de salud para usted y su bebé.

Más información sobre la ducha vaginal 

Para obtener más información acerca de las duchas vaginales, llame a la línea de ayuda de OWH (siglas en inglés de la Oficina para la Salud de la Mujer) al 800-994-9662.

Esta hoja de datos fue revisada por personal de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés)

Fuentes 

  1. Centers for Disease Control and Prevention. (2013). Key Statistics from the National Survey of Family Growth.
  2. Centers for Disease Control and Prevention. (2013). Key Statistics from the National Survey of Family Growth, 2006-2010.
  3. Chandra, A., Martinez, G., Mosher, W., Abma, J., & Jones, J. (2005). Fertility, family planning, and reproductive health of U.S. women: Data from the 2002 National Survey of Family Growth. Vital Health Statistics; 23(25), 1-160.
  4. Ott, M.A., Ofner, S.O., Fortenberry, J.D. (2009). Beyond Douching: Use of Feminine Hygiene Products and STI Risk among Young Women. Journal of Sexual Medicine; 6: 1335-1340.
  5. Markham, C.M., Tortolero, S.R., Addy, R.C., Baumler, E.R., McKirahan, N.K., Escobar-Chaves, S.L., et al. (2007). Factors Associated with Frequent Vaginal Douching Among Alternative School Youth. Journal of Adolescent Health; 41(5): 509-512. 
  6. Ness, R.B., et al. (2002). Douching in relation to bacterial vaginosis, lactobacilli, and facultative bacteria in the vagina. Obstet Gynecol; 100:765–72.
  7. Allsworth, J., & Peipert, J. (2007). Prevalence of bacterial vaginosis: 2001-2004 National Health and Nutrition Examination Survey data. Obstetrics and Gynecology; 109(1), 114-120.
  8. Baird, D.D., et al. (1996). Vaginal douching and reduced fertility. American Journal of Public Health; 86(6): 844-50.
  9. Misra, D. P., & Trabert, B. (2007). Vaginal douching and risk of preterm birth among African American women. American Journal of Obstetrics and Gynecology; 196(2), 140 e141-140 e148.

Todo el material contenido en esta página está libre de restricciones de derechos de autor y puede ser copiado, reproducido o duplicado sin permiso de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Se agradecerá hacer referencia a la fuente.

Content last updated: August 10, 2015.